lunes, 26 de diciembre de 2011


Quizá esté de luto, quizá esté arrodillado
Quizá esté en la brecha entre dos trapecios
Pero mi corazón está latiendo y mis pulsos cobran vida
Catedrales en mi corazón

Y te juro que vimos esta luz
Emergir en intermitente
Para decirme que está bien
Mientras trepamos muros, cada sirena es una sinfonía

Y cada lágrima es una cascada

1 comentario:

  1. me gusta tu blog, te sigo :) y gracias por pasarte por el mio! nos leemos!

    ResponderEliminar